La madre de Facundo Astudillo Castro recorrió el camino que ella cree que su hijo realizó el día de su desaparición en abril de 2020, y dice que no hay dudas de que la muerte está vinculada a un caso de violencia institucional en la que están involucrados al menos cuatro policías de la provincia de Buenos Aires.

A Facundo lo retuvieron en un control sobre la ruta 3, camino a Bahía Blanca, le sacaron fotos, lo llevaron a una seccional policial, o a dos, y finalmente apareció muerto en un cangrejal el 15 de agosto del 2020.

Cristina Castro recorrió con Télam el camino que ella cree que su hijo realizó el día de su desaparición en abril de ese mismo año en pleno aislamiento por la pandemia de coronavirus.

«Lo tenían marcado a Facundo de cuando trabajaba en el semillero cultural», aseguró con angustia Cristina Castro, mientras aguarda que la Justicia avance con los resultados de los últimos peritajes solicitados por sus abogados que permitan involucrar de manera directa a los efectivos que son sospechosos en el caso.

El recorrido

De acuerdo a la reconstrucción que logró hacer Cristina junto a sus abogados y peritos, Facundo salió de su casa alrededor de las 8 de la mañana del sábado 30 de abril del 2020 cuando en el país regía medidas de aislamiento por la pandemia del coronavirus, se dirigió a lo de su abuelo que vive a escasos 50 metros y luego se fue caminando hacia la Ruta Nacional (RN) 3 con destino a la ciudad de Bahía Blanca para ir a ver a su novia, a unos 120 kilómetros de distancia.

«Él hizo este recorrido, de mi casa para acá», señaló la mujer mientras circulaba por la calle de tierra donde esta ubicado su domicilio, que cruza con una de las calles principales de acceso a Pedro Luro.

Una vez en la ruta, hay una primera vecina de la zona que lo lleva hasta la localidad de Hilario Ascasubi, camino a Mayor Buratovich, uno de los primeros puntos «clave» de la investigación.

«Acá hay una antena que marca que Facundo activó su teléfono, acá Facu estaba haciendo dedo», dijo Cristina y señaló un punto al costado de la ruta a la altura del kilómetro 806 de la RN 3, desde donde -según la mujer- hubo una primera persona que lo llevó en su auto hasta un parador cercano.

«Lo lleva y lo deja en la garita de Buratovich», explicó Cristina en su recorrido con Télam, y destacó que fue «la primera persona que declaró haber llevado a Facundo».

«A Facu lo paran los policías en la zona de las vías cerca de las 10, en el kilómetro 779», indicó la mujer, mientras señalaba en dirección hacia un lugar de la ruta desde donde se ve pasar un camino ferroviario, el mismo lugar donde Facundo fue fotografiado por los efectivos al momento de ser demorado.

Según consta en la causa, para los investigadores, Facundo fue detenido por los policías Mario Gabriel Sosa y Jana Curuhinca para pedirle los documentos, ya que estaba incumpliendo con el aislamiento dispuesto por la pandemia del Covid-19. Además, fotografiaron su DNI y lo fotografiaron a él de espaldas junto a un patrullero.

Si bien nunca pudo ser acreditado en el expediente, la madre de Facundo cree que allí fue llevado a la dependencia de Buratovich porque, en función de la información colectada en los celulares de los efectivos, uno de los policías advierte en un mensaje que «si se hacía el pajero que lo bajaran».

Según indicaron las fuentes, en la jerga policial, «bajar» significa que lo debían trasladar a la dependencia.

Otra de las pruebas que hace pensar en la posibilidad que Facundo se hallaba en la dependencia es que hay registro que su celular se activó en Buratovich alrededor de las 13, momentos en que llamó a su madre, quien refirió que le dijo: «Mamá, no tenés una idea de donde estoy, no me vas a volver a ver.»

Luego, según explicó la madre, Facundo fue liberado y continuó a pie por la RN 3 en dirección a la localidad de Teniente Origone.

En la causa consta que una testigo, identificada como Siomara Flores, quien resultó ser miembro de la Policía bonaerense (medio hermana de Curuhinca y pareja de Sosa), aseguró que vio al joven haciendo dedo sobre la ruta y que aproximadamente a las 13 lo trasladó desde Buratovich hasta Origone.

De acuerdo al relato de la madre de la víctima, quien contó que realizó el trayecto a pie para corroborar los tiempos, Facundo llegó caminando hasta Origone y en el kilómetro 760, cerca de las 15.30, nuevamente fue interceptado por efectivos en una patrulla que, según relataron testigos en la causa, lo subieron a la camioneta.