La Defensoría del Pueblo bonaerense suma acciones para que millones de personas dejen el tabaco

El Defensor del Pueblo Adjunto expuso sobre los distintos relevamientos y campañas realizadas desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, que tiene a su cargo en la Defensoría, para prevenir y mitigar los efectos del tabaquismo durante la pandemia covid-19. También presentó la guía “Dejar de fumar en ganar” que va en sintonía con el objetivo a nivel mundial, trazado por la OMS/OPS, que apunta a que 100 millones de personas dejen el tabaco en 2021.

Martello respaldó el impulso a la reforma de la Ley Antitabaco provincial anunciado en el cierre de la jornada. Entre otros puntos, se informó que el proyecto que se presentará en la Legislatura bonaerense apunta a eliminar excepciones que existen en el marco normativo actual -modificado por última vez en 2012- respecto a la prohibición de fumar en espacios cerrados, establece mayores regulaciones en la publicidad y busca facilitar el acceso a los tratamientos de cesación tabáquica. “Es una excelente noticia: la Provincia necesita una nueva Ley y es algo que venimos planteando desde hace años”, sostuvo el responsable del observatorio de Adicciones de la Defensoría.

En la provincia de Buenos Aires, 2 de cada 10 bonaerenses fuma y la mitad tiene intenciones de dejar de fumar. Los sectores sociales más golpeados por el tabaquismo son los que se encuentran más postergados socioeconómicamente, tienen menor nivel educativo y no tienen obra social. Un dato alarmante informado desde el Programa Provincial de Control del Tabaco, en base a las estadísticas oficiales, es que 1 de cada 10 fumadores jóvenes (8,3%) empezó a consumir antes de los 10 años de edad.

“Uno de los principales factores de riesgo, que influye en la letalidad del covid-19, es ser o haber sido fumador. Un dato a tener en cuenta es que, según los relevamientos que realizamos desde el observatorio, cerca del 40% de las personas que eran fumadores antes de la pandemia incrementaron dicho consumo durante la cuarentena del año pasado y algo similar está ocurriendo en estos días. Por eso necesitamos políticas públicas que apunten a convertir esta crisis que nos toca vivir en una oportunidad para promover la cesación tabáquica”, explicó Martello.

La guía contiene información sobre los beneficios inmediatos y a largo plazo que conlleva abandonar el cigarrillo; los riesgos extra que afrontan los fumadores ante el covid-19 y también brinda herramientas para acceder a asesoramientos y/o tratamientos gratuitos para quienes necesiten o requieran dejar el hábito.

Otros datos estadísticos hablan por sí solos sobre de la magnitud del impacto del tabaquismo en la Argentina:

Es la primera causa evitable de muerte.
El tabaco es el único producto de consumo humano que mata la mitad de los consumidores.
Ocasiona 40.000 muertes al año, incluyendo 4.000 de fumadores pasivos.
Mata una persona cada 15 minutos

Durante la jornada virtual se realizó una mesa redonda donde participó Sebastián Laspiur; consultor nacional de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OPS/OMS en la Argentina; Silvia Rey; coordinadora del Programa Provincial de Control del Tabaco; y Julieta Cassone, presidenta de la Asociación Argentina de Tabacología. La moderadora fue María Elizabeth Pizarro, integrante de la Fundación Interamericana del Corazón en la Argentina.

En la organización de la jornada participaron distintas áreas del Ministerio de Salud: la Dirección de Prevención de Enfermedades No Transmisibles, el Programa Provincial de Control del Tabaco y la Escuela de Gobierno en Salud “Floreal Ferrara”.